Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La leyenda Hopi de los "escudos voladores" y la "gente hormiga" que residen en el centro de la Tierra

No hay comentarios
La leyenda Hopi de los

'Hopituh Shi-nu-mu' es el nombre por el cual una de las tribus de nativos americanos se llamaban a sí misma y significa "gente pacífica. La historia de los Hopi se remonta miles de años atrás, por lo que es una de las culturas más antiguas del planeta. A diferencia de otros mitos que hablan de dioses descendiendo del cielo, sus antiguas leyendas transmiten la historia de las deidades Hopi que residen en el centro de la Tierra. ¿Quiénes eran?

Del mismo modo, como casi todas las culturas precolombinas, los Hopi creen firmemente que algún día, no muy lejano, los dioses que iniciaron la cultura humana volverán a la Tierra.

Ellos siempre han vivido de acuerdo a las enseñanzas entregados a ellos por Masauwu, Maestro del Cuarto Mundo, cuyos conceptos éticos están profundamente arraigadas en su cultura.

Sin embargo, a diferencia de muchas mitologías, los Hopi creen que sus dioses no viven en el infinito espacio cósmico, sino que viven en el corazón de la Tierra, transmitiendo la idea de una tierra hueca antes de tiempo.

Hablan de sus deidades como la "gente hormiga". De hecho, algunos petroglifos encontrados cerca de Mishongnovi, en Arizona, el cual representa los más antiguos petroglifos de los Hopi, muestran a los enigmáticos seres con 'antenas' que dan una idea de la gente hormiga.


Según la mitología Hopi, el principio de los tiempos, Taoiwa, el Creador, creo a Sotuknang, su sobrino, dándole la tarea de crear nueve universos o mundos: uno para Taiowa, uno para él y otros 7 mundos para la vida que vendría.

En un concepto cíclico del tiempo, similar a la mitología azteca, estos mundos tendrían éxito cíclicamente.

Los tres primeros de estos mundos, Tokpela, Tokpa y Kuskurza, ya estaban habitadas y más tarde destruidas a causa de la corrupción y la maldad de los hombres. Los Hopi transmitieron que al final de cada ciclo está marcado por el regreso de los dioses, y el acercamiento del nuevo mundo y anunciado por la aparición de la Estrella Azul Kachina, el signo del 'Día de la Purificación ", en el que se destruye el viejo mundo y comienza uno nuevo.

La Gente Hormiga


Cada vez que uno de los mundos es destruido, los fieles Hopi son llevados y conducidos por las deidades a ciudades subterráneas para escapar de la destrucción. En cualquier destrucción cíclica, los hombre hormigas son cruciales para su supervivencia.


Al parecer, el llamado 'Primer Mundo' (Tokpela) fue destruida por un incendio de proporciones globales, tal vez algún tipo de vulcanismo masivo, o el impacto de un asteroide o incluso la expulsión de una catastrófica masa coronal del Sol.

El "Segundo Mundo" (Tokpa), sin embargo, fue destruida por el frío. Probablemente, un cambio de polos que desencadeno una edad de hielo que destruyó la vida en el planeta Tierra.

En el transcurso de estos dos cataclismos globales, los miembros virtuosos de la tribu Hopi fueron guiados ​​durante el día por una nube de forma extraña y estrellas en movimiento en la noche, conduciéndolos hacia la presencia de un "hombre hormiga" llamado Anu Sinom. La criatura entonces escoltó a los Hopi en las cuevas subterráneas donde encontraron refugio y sustento.

Ver también: Antigua ciudad subterránea construida por extraterrestres protegió a la humanidad de una catástrofe global

En la leyenda, los seres hormigas se describen como generosos, trabajadores, dispuesto a proporcionar alimentos a los Hopi y enseñándoles métodos de conservación de alimentos.

Según los teóricos de los antiguos astronautas, es interesante observar que la descripción física de estos seres corresponde a la que atribuimos a los modernos "alienígenas grises".

Ver también: El video del extraterrestre interrogado por militares en el AREA 51

Cada febrero, los Hopi celebran el Powanu, un ritual para conmemorar el momento en que Anu Sinom les enseñó a germinar frijol dentro de cavernas con el fin de sobrevivir.

Los Hopi indican que la gente hormiga también utilizan la palabra 'anu', lo que combinado con la palabra 'Naki', que significa 'amigos', forman la palabra 'Anu-Naki', o 'amigos de las hormigas'.

An, en la lengua sumeria, (Anum o Anu en acadio) era el dios de la mitología mesopotámica celestial y significa "el que pertenece a los cielos." Siendo artífice de la creación, él tenía asociado el número 60, cifra sagrada para los sumerios, la cifra más alta del sistema sexagesimal mesopotámico.

Como dios supremo An/Anum presidia la asamblea de los Anunnaki, y también compuso la tríada cósmica junto con el Enlil y Enki. También formo parte de los cuatro creadores de dioses, incluyendo la tríada anterior con la diosa Ninhursag. El lugar principal de su culto era en Uruk, representada por el antiguo Templo de An.

Ver también: ¿Quiénes fueron los verdaderos “Dioses del Edén”?

¿La gente hormiga de la tribu Hopi pueden ser los mismos Anunnaki de los sumerios? Si es así, ¿dos mitologías tan distantes en el tiempo y en el espacio pueden ser la memoria ancestral de nuestros antepasados de un evento único que tuvo lugar en nuestro planeta?

Los Escudos Voladores


Según Frank Waters, autor del libro México místico: la llegada del sexto mundo de la conciencia (1975), cuando habla de la mitología del Tercer Mundo, los Hopi introducen el concepto de patuwvotas o "escudos voladores".


En el tercer ciclo, se dice que la humanidad había construido una civilización muy avanzada, tanto para desarrollar los "escudos voladores", significa poder viajar rápidamente a diferentes lugares del mundo y arrasar ciudades enteras. El Tercer Mundo fue destruida por Sotuknang, el nieto del creador, con una gran inundación.

Una vez más hay un paralelismo evidente con la tradición sumeria, en el que se habla de la gran inundación que acabó con todas las civilizaciones anteriores. Esta historia se puede encontrar en la Epopeya de Gilgamesh, el texto que luego fue tomado por la tradición bíblica en la historia de la gran inundación y el Arca de Noé.

Según la tradición Hopi, los sobrevivientes del diluvio estaban dispersos en diferentes lugares del planeta, bajo la dirección de Masauwu, el Espíritu de la Muerte y el Maestro del Cuarto Mundo.

En un petroglifo hopi esta Masauwu como un ser montado sobre una "nave sin alas" en forma de cúpula. La similitud entre los "escudos voladores" y lo que ahora consideramos aviones o platillos volantes es desconcertante.

Ya sea "escudos voladores" o "naves sin alas", el mensaje es claro: los antepasados ​​de los Hopi utilizaban estas descripciones para referirse a algo que era capaz de volar y transportar personas.


Los Hopi creen que la humanidad moderna vive actualmente en el Cuarto Mundo, llamado Tuwaqachi. Al igual que los mundos anteriores, también Tuwaqachi será destruido debido a la maldad de los hombres y verá el regreso de los dioses a la Tierra. Los teóricos de los antiguos astronauta interpretan la profecía de la Estrella Azul Kachina como referencia al retorno de los extraterrestres en nuestro planeta.

Además del aparente paralelismo entre la cultura hopi y los sumerios, Waters también ve una conexión entre las leyendas Hopi y la mitología de los mayas. En ambas culturas referencias a la creación y la destrucción del mundo son muy similares. Ambos también hablan de la futura destrucción del mundo actual.

Esta uniformidad en la mitología cultural de las dos culturas, ha llevado Waters a decir que los Hopi y los mayas están ancestralmente relacionados.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios