Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

Relatos reales de dinosaurios vivos en Indonesia y Papua Nueva Guinea

No hay comentarios

Dondequiera que haya una gran cantidad de selva y grandes franjas de tierras vírgenes, tendemos a obtener relatos ocasionales de lo que solo se puede describir como dinosaurios vivos, que aún existen más allá de la civilización, como lo han hecho durante millones de años.

El lugar más famoso para tales relatos son las junglas de África, pero estas criaturas también han aparecido en otros lugares del mundo, como en las selvas vírgenes de Indonesia y Papua Nueva Guinea, que desde hace mucho tiempo han tenido sus propios informes de dinosaurios que acechan en la naturaleza.

Desde dentro de las inexploradas selvas interiores de la isla indonesia de Nusakambangan, llegan informes de algún tipo de monstruosidad dinosauriana bípeda conocida localmente como, el Kawuk. Se dice que el Kawuk es un lagarto gigante que camina sobre dos patas, de aproximadamente uno coma 5 metros de altura, y se parece a un lagarto monitór muy grande. Los lugareños dicen que las criaturas, en su mayoría nocturnas, asaltan tumbas nuevas, dándose un festín con los cadáveres antes de volver corriendo a la selva, y son conocidos por ser muy agresivos, rápidos para atacar incluso sin ser provocados.


Según informan los medios locales, en 2014, la criatura fue avistada por un guía pescador en la isla. El guía, conocido sólo como Heri, salió con un grupo de amigos cuando vieron a una manada de criaturas rastreando el cadáver de un amigo recientemente fallecido. Al parecer, había una decena de criaturas en movimiento, lo que llevó a Heri y a sus acompañantes a trasladar el cadáver para que no fuera devorado. Heri dice que la criatura lucía como un dinosaurio

Otro posible dinosaurio viviente de Indonesia es lo que se llama el Orang Bati, una criatura voladora que se dice habita en las selvas de la isla de Seram. Se dice que las criaturas salen de sus guaridas en los acantilados volcánicos por la noche para descender a la tierra y llevarse a los bebés, a los niños pequeños y al ganado.


Los asustados lugareños han hablado durante mucho tiempo de las bestias aladas que a menudo se describen como simios con alas. Tienen alas de color negro y una piel como de cuero, y ojos brillantes. Algunos investigadores sostienen que las descripciones físicas de estas criaturas son menos como los primates alados y más como los pterosaurios tradicionales.

Un famoso relato de testigos oculares fue hecho en 1987 por el misionero inglés Tyson Hughes, quien en ese momento vivía entre la tribu local de las Molucas y afirmaba haber visto a una de las feroces criaturas en persona. Se ha especulado que no son más que grandes zorros voladores, con los que la isla está repleta. Pero la gente de las tribus dicen que los murciélagos son diferentes de los Orang Bati, y que no son los mismos.

El área es tan remota y aislada de la civilización que es difícil tener acceso a nuevos avistamientos y las expediciones a la región son raras.

En Papúa Nueva Guinea, en la región llamada Nueva Gran Bretaña Occidental, ha existido durante mucho tiempo algún tipo de misterioso dinosaurio semi-acuático merodeando por sus selvas y vías fluviales. Los locales lo llaman el Kaiaimunu.

En el 2005, un testigo llamado Robert, dijo que la bestia tenía un cuello largo y una cola larga, una cabeza parecida a la de una tortuga, y que medía entre 10 y 15 metros de longitud, con una piel marrón lisa y caminaba sobre dos patas. Se observó que la criatura estaba comiendo vegetación y cuando terminó entró en el agua y se alejó nadando. Al testigo se le mostraría más tarde un libro de dinosaurios y se le mostraría la imagen de un "Therizinosaurus" como la más parecida a la que él vio, aunque dijo que la cabeza se veía diferente.


También en 2005, una pareja llamada Margaret y Simon Patolkit, de visita en la playa de la isla deshabitada de Dililo, vieron a una criatura reptiliana que estiman mide alrededor de 20 metros de largo, y tiene un cuello largo y una cabeza "como de un dinosaurio con forma ovalada". La piel de la criatura se describía como una reminiscencia de la de un cocodrilo, y poseía una especie de ornamento dérmico a lo largo de su longitud, así como algo "que sobresalía de la parte posterior de la cabeza de la criatura". El monstruo fue visto brevemente antes de retirarse al agua y hundirse en las profundidades. El Kaiaimunu también ha sido visto por otros testigos, incluso en una ocasión nadando entre la isla Ambungi y la isla Alage con la cabeza por encima del agua, y en otra descansando en algunas rocas cerca del agua.

También de la Nueva Guinea Británica hay un curioso relato del explorador Charles Monckton, quien en 1910 vio algo bastante extraño mientras ascendía al remoto Monte Albert Edward.


Mientras recorría su peligrosa ruta, encontró enormes huellas de lo que parecía ser una enorme criatura reptiliana de algún tipo, a la que llamaría la Gazeka. Más tarde se encontraría con una aldea de pigmeos atacados por una especie de bestia monstruosa, que lo incitó a la acción, disparando contra ella. Una crónica del encuentro en el periódico dice:

La inmensa Gazeka se volvió inmediatamente hacia él. Mientras se levantaba sobre sus patas traseras y se agarraba al aire, parecía para el cazador, tan grande como una casa, teniendo de pie 8 metros de altura. Dos de las balas de Monckton parecieron surtir efecto, ya que una corriente de sangre fluía libremente del hombro del animal, pero antes de que Monckton pudiera recargar el animal se dio la vuelta y huyó. En ese momento estaba demasiado oscuro para seguirlo, y Monckton nunca tuvo otra oportunidad de renovar su búsqueda.

¿Puede algunos de estos relatos ser reales? ¿Es posible que los dinosaurios todavía existan en los reinos más remotos de nuestro planeta?

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios