Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La enorme ciudad subterránea de la 'Gente Lagarto' hallada en Los Ángeles

No hay comentarios

En el año de 1933, en Los Ángeles, EE.UU., un ingeniero minero llamado Warren Shufelt estaba inspeccionando el área en busca de yacimientos de petróleo, oro y otros materiales valiosos, usando un nuevo dispositivo que él había inventado.

Shufelt estaba extremadamente perplejo cuando un día, mientras tomaba lecturas cerca del centro de Los Ángeles, sus instrumentos le mostraron lo que parecía ser un patrón de túneles.

Él procedió a dibujar un mapa. Lo que descubrió parecía ser un laberinto subterráneo bien planeado, con grandes habitaciones situadas en varios puntos, y depósitos de oro dentro de las cámaras y pasillos.


Algunos de los túneles recorrían 30 kilómetros bajo tierra, que él creía que sólo se usaban para la ventilación. Desafortunadamente, Shufelt no tenía ni idea de que estaban conectados a las ruinas más antiguas de una ciudad aún mayor que fue cubierta por el Océano Pacífico hace miles de años durante un gran terremoto y las inundaciones subsecuentes.

El complejo subterráneo que había descubierto se utilizaba para emergencias y sólo estaba diseñado para albergar aproximadamente 5.000 individuos. Los suministros de alimentos de hierbas imperecederas se almacenaban en cantidades suficientes que permitirían a los supervivientes vivir bajo tierra hasta que volvieran a la superficie. También se introdujeron en el complejo objetos personales y utensilios valiosos, así como documentos históricos y tesoros de oro.


Durante su investigación, conoció a un indio jopi llamado Jefe Pequeña Hoja Verde, quien le contó sobre la leyenda de una antigua raza de "Gente Lagarto". Las leyendas dicen que hace unos 4.000 a 5.000 años, una enorme lluvia de meteoritos cayó en la costa occidental cubriendo un área de cientos de kilómetros de ancho. El cráter Winslow en el norte de Arizona es sólo una de las piezas que cayeron del cielo en ese momento.

Miles de habitantes murieron, sus cosechas fueron arrasadas, las viviendas destruidas y los bosques incendiados. Los supervivientes del pabellón médico, que había permanecido en la costa oeste, se reunieron para hacer planes para construir áreas seguras.

Los centinelas del cielo advirtieron que era hora de entrar en los refugios y sellar los accesos detrás de ellos. Fueron forzados a ir bajo tierra para salvarse de otra gigantesca lluvia de meteoritos que devastó la mayor parte de la costa oeste de los Estados Unidos.


La "Gente Lagarto" de Los Ángeles sobrevivió a la lluvia de meteoritos, pero fueron asesinados por el gas natural que se filtró en sus búnkeres.

Shufelt y su socio, el Jefe Pequeña Hoja Verde, estaban convencidos de que las antiguas leyendas y las lecturas del dispositivo creado por Shufelt eran verdaderas.

Decidieron obtener un permiso para cavar un pozo hacia las ruinas de la ciudad subterránea. Localizaron un terreno baldío, directamente encima de una de las habitaciones más grandes. El 21 de febrero de 1933, la Junta de Supervisores del Condado aprobó un contrato con Warren Shufelt para buscar un tesoro enterrado allí y él debía compartir el 50% de todos los descubrimientos y tesoros con la ciudad de Los Ángeles.

Warren Shufelt creía que el laberinto de túneles estaba por lo menos a una profundidad de 300 metros, con salas de 2,5 kilómetros cuadrados que contenían valiosos tesoros de oro en al menos 16 lugares.


Las leyendas dicen que la sala principal es el directorio al resto de la ciudad, y a las históricas tablas de oro. Estas tablas eran planchas de oro, de 1 metro de largo y 35 centímetros de ancho.

Se creía que las tablas contenían los registros de los orígenes de la raza humana y la historia del hombre moderno en las Américas, incluyendo detalles sobre la historia del misterioso pueblo maya. El dispositivo de ondas de radio de Shufelt trazó mapas de las habitaciones y túneles como huecos subterráneos, con las planchas de oro como áreas oscuras, mostrando ángulos geométricos perfectos.

El agua se había filtrado en algunos de los túneles, y varias de las habitaciones, incluida la más grande, se inundaron.


A principios de febrero de 1934, los primeros relatos sobre la leyenda de la "Tierra Perdida de la Gente Lagarto" salieron en los periódicos de Los Ángeles. Para entonces, uno de los cinco pozos ya tenía más de 100 metros de profundidad y seguía siendo excavado, a pesar de las dificultades causadas por el agua encontrada en su camino.

Varios artículos de prensa aparecieron en el periódico con actualizaciones sobre el proyecto. Poco después de que toda la atención de los medios de comunicación se centró en esta búsqueda de la ciudad perdida bajo Los Ángeles, el proyecto fue repentinamente detenido y abandonado. El 5 de marzo de 1934, los pozos habían sido llenados y el contrato con la ciudad fue cancelado. Ni el oro ni ningún otro tesoro fue entregado al condado de Los Ángeles o hecho público.

Han pasado muchos años y muchos han intentado hallar estos túneles y habitaciones debajo de los Ángeles, pero hasta ahora no han podido ser localizados.

Shufelt, permaneció en Los Ángeles y vivió en el Norte de Hollywood, donde en noviembre de 1957 murió y dejó una historia de la que todavía se habla hoy en día, junto con este memorable mapa de la Tierra Perdida de la Gente Lagarto.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios