Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La cabeza de piedra de Guatemala que la Historia quiere olvidar

No hay comentarios

Hace más de medio siglo, en lo profundo de las selvas de Guatemala, una gigantesca cabeza de piedra fue descubierta. El rostro tenía rasgos finos, labios delgados y nariz grande y su rostro estaba dirigida hacia el cielo. Inusualmente, el rostro demostró rasgos caucásicos que no eran compatibles con cualquiera de las razas prehispánicas de América. El descubrimiento atrajo rápidamente la atención, pero con la misma rapidez se escabulló en las páginas de la historia olvidada.

La noticia del descubrimiento surgió por primera vez en el año de 1987, cuando el Dr. Oscar Rafael Padilla Lara publicó en el Boletín cielos antiguos un artículo sobre la cabeza de piedra. Según su artículo, el año anterior había recibido una fotografía de una gran cabeza de piedra tomada en los años de 1950 por un terrateniente guatemalteco que murió antes de revelar la ubicación de la cabeza.

¿Son estas estatuas antiguas representaciones de seres extraterrestres?

La fotografía y la historia fue recogido y leído por el explorador y conocido autor David Hatcher Childress, que buscaba descubrir más sobre la misteriosa cabeza de piedra. Él localizo al Dr. Padilla quien informó que se encontró con los dueños de la propiedad, la familia Biener, en la que se encontraba el monolito. El sitio estaba a 10 kilómetros de un pequeño pueblo en La Democracia en el sur de Guatemala.


Sin embargo, el Dr. Padilla dijo que él estaba desesperado cuando llegó al sitio y encontró que el sitio había sido eliminado. Él dijo. "Fue destruida por los revolucionarios hace unos diez años. Habíamos ubicado la estatua demasiado tarde. Fue utilizado como prácticas de tiro por los rebeldes antigubernamentales. Esta totalmente desfigurado, algo parecido en la manera como la Esfinge en Egipto tuvo su nariz volada por los turcos, sólo que peor." Los ojos, la nariz y la boca habían desaparecido por completo. Padilla fue capaz de medir su altura, de entre 4 y 6 metros, con la cabeza apoyada en el cuello. Padilla no regresó de nuevo al sitio debido a los ataques armados entre las fuerzas gubernamentales y las fuerzas rebeldes en la zona.


La destrucción de la cabeza significaba que la historia tuvo una muerte rápida, hasta que fue recogido de nuevo hace unos años por el cineasta Raul Julia Levy quien, utilizando como una de sus evidencias la fotografía de la cabeza, anunció un documental revolucionario para el año 2012 en donde rebelaría que los extraterrestres habían tenido contacto con los Mayas. El productor publicó un documento escrito por el arqueólogo guatemalteco Héctor E. Majia que escribió: "Certifico que este monumento no presenta características de los Maya, Náhuatl, Olmeca o cualquier otra civilización prehispánica. Fue creado por una civilización extraordinaria y superior con un conocimiento impresionante de los cuales no hay constancia de su existencia en este planeta".

Sin embargo, lejos de ayudar a la causa y la investigación sobre el monolito, esta publicación sólo sirvió para tener el efecto contrario, lanzando toda la historia en manos de un público justificadamente escéptico que pensaba que todo era un truco publicitario. Incluso la propia carta ha sido puesto en tela de juicio con algunos diciendo que no es genuino.

Pero en el 2012, una revista llamada el ojo critico, que también entrevisto al Dr. Padilla, pudo localizar otra foto, del mismo monumento, que parece contemporánea de la publicada por Padilla.


La Democracia, la región donde se informó que la cabeza de piedra fue encontrado, en realidad es ya famosa por las cabezas de piedra, y tal como la cabeza de piedra que se encontró en la selva, también se enfrentan hacia el cielo. La historia oficial dice que han sido creados por la civilización Olmeca, que existió entre los años 1400 y 400 antes de Cristo. El centro Olmeca fue la zona de las tierras bajas del Golfo de México, sin embargo, los artefactos de estilo Olmeca, diseños, monumentos y la iconografía se han encontrado en sitios a cientos de kilómetros de la zona Olmeca, entre ellos La Democracia.


A pesar de eso, la cabeza de piedra que se muestra en la fotografía de 1950 no comparte las mismas características o estilo como las cabezas Olmecas. El difunto teórico de los antiguos astronautas Phillip Coppens planteó la cuestión de si la cabeza "es una anomalía del periodo Olmeca, o si es parte de otra, desconocida, cultura que es anterior o posterior a los Olmecas, y cuyo único artefacto identificado hasta el momento es la cabeza de Padilla".


¿Son ambas imágenes reales, o se trata de un nuevo fraude?

Al parecer, la cabeza gigante existió y no hay evidencia que sugiera que estas fotografías no son auténticas o que la historia del Dr. Padilla era falsa. Así que suponiendo que fuera real, las preguntas siguen siendo:

¿De dónde vino? ¿Quien lo hizo? ¿Y por qué? ¿Fue la estructura sólo una cabeza, o había un cuerpo por debajo de ella, como las estatuas de la Isla de Pascua? ¿Podría la cabeza de piedra haber formado parte de un complejo más grande esperando a ser descubierto? Sólo el futuro lo dirá, y tal vez la decepción inicial de su desfiguración, pueda todavía dar lugar a la alegría del conocimiento de su origen.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios