Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La maldición de los cuadros de los Niños Llorones

No hay comentarios
La maldición de los cuadros de los Niños Llorones

En Inglaterra, en 1985, una serie de incendios extraños se desataron, destruyendo muchas casas y negocios. El vínculo entre los incendios era una colección de pinturas, conocidos como 'Los niños llorones'. A parte de la devastación de cada incendio, solamente las pinturas sobrevivían, y pronto, serían etiquetados como 'malditos'.

¿Pinturas maldecidas?


Giovanni Bragolin alias Bruno Amadio, fué un pintor que pasó sus días con más pena que gloria y al que le ha sobrevivido una leyenda negra y oscura. Su colección “Los niños llorones”, dicen que está maldita, que sus cuadros son una puerta para pactar con el diablo y que terribles desdichas recaen en todos aquellos que se atreven a colgar uno de esos óleos en las paredes de su hogar.

Poco se sabe de éste personaje y los datos que se pueden encontrar son más que confusos. Amadio nació a principios del siglo pasado en Venecia, fue fascista y conservador, y un fiel seguidor de Mussolini. Se cuenta que participó en la II Guerra mundial y que fue en ésta donde comenzó a pintar los cuadros malditos.


El entrenado pintor estaba trabajando como restaurador de pinturas en Venecia cuando creó su serie. Estas pinturas, de las cuales al menos fueron hechos 64, todos destacaban a muchachos jóvenes, que miraban hacia fuera de la imagen, con lágrimas en sus ojos rodando por sus mejillas.

Las imágenes fueron creadas para los turistas que visitaban la Venecia de la posguerra, el significado es que las pinturas mostraron la difícil situación de los niños que habían quedado huérfanos recientemente debido a la guerra.

Con el tiempo, algunas de estas pinturas fueron llevados a Inglaterra, reproducidos y vendidos en masa en los supermercados y grandes almacenes a precios bajos. Más de 50 000 copias de las pinturas se abrieron paso en las casas de las personas en toda Inglaterra.

En septiembre de 1985, el diario británico 'The Sun' publicó un informe sobre algunos sucesos extraños que rodeaban a las pinturas de El Niño que Llora. El título de la historia decía:

"LA ARDIENTE MALDICIÓN DEL NIÑO QUE LLORA!"

El artículo contaba la historia de la casa de 27 años de Ron y May Hall, en Rotherham, que fue destruida por un incendio devastador. El incendio se inicio en una freidora, que se extendió rápidamente llevándose la casa con él.


Lo extraño era que sólo un elemento parecía haber sobrevivido al incendio. Hallada entre las cenizas y la ruina estaba un marco, la pintura dentro estaba boca abajo en el suelo, y sólo se quemó ligeramente. El niño que llora había sobrevivido al fuego de alguna manera.

Eso se vuelve aún más extraño ...

El hermano de Ron Hall era un bombero, y él dijo cómo varias casas se habían quemado hasta los cimientos, y que el único articulo que quedaba era una copia del niño que llora, que se encuentro intacta, tumbado boca abajo en el suelo.

También insinuó que los bomberos creían que la pintura estaba maldita, y que ninguno colgaba el cuadro en sus hogares. Una oficial de la estación de incendios Alan Wilkinson había registrado más de cincuenta incendios que estaban relacionados con 'El Niño que Llora'.

Pánico Público


The Sun, con gran cantidad de lectores, y el hecho de que más de 50.000 ejemplares de el niño que llora colgaban en los hogares británicos, un miedo de la maldición se extendió rápidamente.

Muchos lectores contaron sus historias a través del artículos, y varios otros periódicos de todo el país. La historia era siempre la misma, poco después de que la imagen encontraba su camino en una casa, se producía un incendio, destruyendo todo excepto la propia imagen.

Varios lectores escribieron también, y explicaban que después de haber leído acerca de la maldición, intentaron destruir sus copias de las pinturas. Ellos intentaron quemarlos en sus incineradores del jardín, pero la pintura no se lograba quemar.

Poco después de que el fuego de 'El Niño que Llora' hiciera cenizas un restaurante italiano, The Sun publicó un articulo alentando a los lectores a que envíen su copia de las pinturas, si sentían miedo de la maldición. The Sun organizó hogueras masivas para la quema de las pinturas, y pronto más de dos mil finalmente se habían esfumado en las llamas. A pesar de que no fueron fáciles para quemar, ellos eventualmente sucumbieron al fuego y a las llamas.


Pronto otros métodos para el levantamiento de la maldición de la pintura salieron a la luz, como entregando la obra a otro (dándoles así la maldición), o en algunos casos colgando la imagen del niño que llora junto a una pintura (del mismo Amadio) que contenía una niña llorando.

Las historias de los incendios comenzaron a arder, y la serie de acontecimientos relegados a la categoría de leyenda. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: "Si las pinturas de alguna manera fueron los causantes o permitieron que los incendios tengan lugar, ¿qué fuerza desconocida puede haber detrás de esto?"

La historia de 'Don Bonillo'


Bruno Amadio, también conocido como Bragolin, había huido a España poco después del final de la Segunda Guerra Mundial. Aquí Amadio conoció a un joven llamado Don Bonillo, un huérfano mudo que había visto a sus padres morir en un incendio en su casa durante la guerra.


Amadio pronto adoptó al chico, aunque se le advirtió de hacerlo por medio de un sacerdote local, el niño era el centro de muchos misteriosos incendios que estallaron dondequiera que él iba. El muchacho era conocido localmente como el niño diablo.

Amadio se negó a creer esas historias, y la nueva familia hizo bien, las pinturas de Amadio se estaban vendiendo bien, y los dos vivían tranquilo.

Por desgracia, un día Amadio encontró que su casa y el estudio se habían quemado hasta los cimientos. Recordando las advertencias del sacerdote, inmediatamente culpó a Don y lo echó de la familia. Don Bonillo no se supo de él hasta 1976, y alrededor de otro acontecimiento extraño.

Justo en las afueras de Barcelona, ​​un auto se estrelló contra un muro y se incendió. El conductor murió y fue tan horriblemente quemado que él no pudo ser identificado. Sin embargo, tras la investigación dentro del campo de la policía, el compartimiento de la guantera que estaba abierta fue revisado. Allí, entre los elementos quemados, estaba una licencia de conducir sin tocar. El nombre de la licencia era de Don Bonillo.

Se dice que todas las pinturas de Amadio de los niños llorando fueron maldecidos por el recuerdo de Don Bonillo.


Otras historias nos habla de que en realidad estos niños lloran por que están siendo devorados por demonios pisciformes, que en verdad son cuadros que nos hablan de ese mundo oculto, sólo visible a algunos iniciados como Howard Phillipe Lovecraft, y que Amadio supo plasmar ese horror de otro mundo, a punto de engullir a una "inocente" humanidad. Basados en estos hechos un grupo de investigadores de lo Paranormal han realizado un profundo análisis del cuadro.


Según como se observe el cuadro se puede ver el rostro de un demonio en el, para ello hay que darle la vuelta 90º en sentido de las agujas del reloj. Se dice que al mirar el cuadro, uno siente como el niño de ojos llorones te sigue con la mirada. Puede que fueran una serie de casualidades. Aunque hay quien dice que más de un par de casualidades se convierte en un fenómeno extraño que no obedece al azar.

Por desgracia, todos los hechos de estas historias no pueden ser 100% confirmados. Bruno Amadio, el pintor, murió en 1981, llevándose con él la vedad detrás de estas pinturas.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios