Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

Los descubrimientos del Padre Carlo Crespi y la colección de artefactos antiguos de tiempos antidiluvianos

5 comentarios
Los descubrimientos del Padre Carlo Crespi y la colección de artefactos antiguos de tiempos antidiluvianos

La historia del Padre Crespi es uno de los más enigmáticos alguna vez contada: una civilización desconocida, increíbles artefactos, una enorme cantidad de símbolos escritos en planchas de oro pertenecientes a una lengua desconocida y representaciones extrañas que conectan a la América precolombina con los antiguos Sumerios. La crónica de los acontecimientos, y la forma en que fueron tratados, de acuerdo con muchos, revela una conspiración para ocultar la verdad sobre la historia de la humanidad.

Él fue un sacerdote salesiano misionero que vivió en la pequeña ciudad de Cuenca, Ecuador, durante más de 50 años, dedicando su vida al culto y a las obras de caridad.

El sacerdote era una persona de muchos talentos: era un educador, un botánico, un antropólogo, músico, incluso también un gran humanista.

En 1927, su vocación misionera le llevó a vivir al lado de los indígenas ecuatorianos, haciéndose cargo de los indígenas, y consiguiendo el respeto de la tribu Jíbaro, que comenzó a considerarlo como un verdadero amigo.

Como muestra de gratitud, durante las décadas que el Padre Crespi estuvo con ellos, los indígenas le donaron cientos de piezas arqueológicas que datan de un tiempo desconocido explicando que eran objetos que encontraron en un túnel subterráneo que hallaron en la selva de Ecuador. Muchos de ellos eran de oro, talladas con jeroglíficos de un idioma desconocido y todavía nadie ha podido descifrarlo.


Los objetos habían sido recuperados por los indios en una cueva muy profunda, conocido como la Cueva de los Tayos, ubicado en la región amazónica conocida como Morona Santiago. La cueva, que se encuentra a unos 800 metros sobre el nivel del mar, fue llamado debido a las características aves Tayos que son casi ciegos y que viven en sus profundidades.

Siendo un hombre de cultura, el Padre Crespi pronto se dio cuenta de que los extraordinarios artefactos mostraban similitudes preocupantes con la iconografía de las antiguas civilizaciones mesopotámicas, lo que sugería algún tipo de conexión entre culturas que se desarrollaron en lados opuestos del planeta.


Ver también: Ingeniería genética en la antigüedad

El Padre Crespi estaba convencido de que las laminas y las planchas de oro donados a él, y que él estudió, indican claramente que el antiguo mundo de Oriente Medio antes de la gran inundación estaba en contacto con civilizaciones que se habían desarrollado en el Nuevo Mundo, ya presente en América desde hace sesenta mil años.

Según el Padre Crespi, los jeroglíficos arcaicos que habían sido grabados, o tal vez prensados con moldes, no eran otros que la lengua materna de la humanidad, la lengua que se hablaba antes del Diluvio. En su ingenuidad de un hombre de fe y cultura, el religioso no se dio cuenta de que sus ideas ponían seriamente en cuestión las teorías establecidas por la arqueología convencional (la oficial).

Ya que los artefactos donados habían formado una colección muy grande de objetos, en 1960 Crespi solicitó y obtuvo el permiso del Vaticano para crear un museo en la misión salesiana de Cuenca.


Para Cuenca fue el museo más grande que jamás se haya creado en el Ecuador, por lo menos hasta 1962, cuando un misterioso incendio destruyó por completo la estructura, y la mayoría de los hallazgos se perdieron para siempre. Sin embargo, Crespi parece haber sido capaz de salvar algunas piezas que se escondieron en un lugar que sólo él conocía.

En 1969, Juan Moricz, investigador húngaro naturalizado argentino, exploró a fondo la cueva, encontrando muchas láminas de oro que reporto tenían incisiones arcaicas como jeroglíficos, estatuas antiguas de estilo del Oriente Medio, y muchos otros objetos de oro, plata y bronce: cetros, cascos, discos, placas. Crespi indico a Moricz cómo entrar en la cueva y cómo hallar el camino correcto en el insondable laberinto situado en sus profundidades.


En 1972, fue Erik Von Daniken escritor sueco el que difundió la noticia del descubrimiento del investigador húngaro. Cuando la noticia del extraño descubrimiento de Moricz se extendió por todo el mundo, muchos eruditos decidieron explorar la cueva con expediciones privadas.

Uno de las primeras y más audaces expediciones que se llevó a cabo en 1976 fue realizada por el investigador escocés Stanley Hall en la que participaron el astronauta estadounidense Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna, el 21 de julio de 1969. Se dice que el astronauta informó que en los tres días que permaneció en el interior de la cueva eran incluso más significativo que su legendario viaje a la Luna.

A finales de los años 70, Gabriele D'Annunzio Baraldi visitó por un largo tiempo Cuenca, donde se reunió tanto con Carlo Crespi y Juan Moricz. En esa ocasión, Carlo Crespi confió al italo-brasileño que la Cueva de los Tayos era insondable y que los miles de ramificaciones subterráneas no eran naturales, sino más bien hecho por el hombre en el pasado.


Según Crespi la mayoría de los hallazgos que los nativos le entregaron provenia de una gran pirámide subterránea, ubicada en un lugar secreto. El religioso italiano confeso entonces a Baraldi que, por temor a futuros saqueos, ordenó a los nativos que cubrieran de tierra la totalidad de la pirámide, de modo que nadie pudiera encontrarlo.

Baraldi se dio cuenta de que en muchas placas y láminas de oro fueron recurrentes diversos signos: el sol, la pirámide, la serpiente, el elefante. En particular, la placa donde una pirámide fue grabada con un sol en su cumbre fue interpretado por Baraldi como una masiva erupción volcánica que ocurrió en el pasado distante.

Ver también: La pirámide negra del “Hijo del Creador”


Cuando Carlo Crespi murió en abril de 1982, su fantasmagórica colección de arte antediluviano fue sellada para siempre, y nadie podía admirarlo. Hay muchos rumores sobre el destino de los preciosos artefactos recogidos pacientemente por el religioso de Milán. Algunos fueron simplemente enviados en secreto a Roma, y ocultados en alguna bóveda del Vaticano.


Ver también: Exponiendo la oculta religión del Vaticano

Muchos arqueólogos convencionales han acusado al Padre Crespi de ser un impostor o simplemente un visionario, que hizo pasar planchas de oro como genuinos y los cuales eran simplemente falsificaciones o copias de los artefactos de Oriente Medio. Pero a pesar de las acusaciones de la arqueológica convencional permanece las fotografías y numerosos testimonios de muchos estudiosos que demuestran su veracidad.

La impresión que se tiene al leer esta historia es que alguien quería ocultar las fantásticas piezas arqueológicas recogidos y estudiados por el religioso de Milán. ¿Pero por qué? Porque querer ocultar los paralelismos entre las culturas precolombinas de Mesopotamia y aquellos, que son claramente evidentes.

¿Por qué los arqueólogos victorianos creían en la pacífica existencia de una cultura madre antes de que ella hubiera generado culturas hijas con el mismo sistema iconográfico, simbólico y religioso? ¿Y porque hoy los arqueólogos convencionales se oponen ferozmente a esta hipótesis negando esta posibilidad a toda costa? ¿Qué valor tendría el saber que la humanidad desciende de una sola civilización global avanzada antediluviano?

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios