Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

Las antiguas nanoestructuras encontrados en los montes Urales están fuera de lugar y tiempo

2 comentarios
Las antiguas nanoestructuras encontrados en las montes Urales están fuera de lugar y tiempo

En 1992, se descubrieron algunos extraños artefactos en forma de espiral extremadamente pequeños en los montes Urales, alimentando un debate que continúa en la actualidad. El origen de estos extraordinarias artefactos, que el ojo humano apenas puede ver, aún no se ha explicado. ¿Estas pequeñas y misteriosas estructuras sugieren que hace 300.000 años existió una cultura capaz de desarrollar la nanotecnología?

Cerca de las orillas de los ríos y Kozhim Balbanyu, que fluyen en los montes Urales en Rusia, el geólogo Johannes Fiebag descubrió por casualidad estos pequeños objetos durante una rutina de investigación geológica asociada a la extracción de oro realizada en algunos depósitos en los montes Urales. Estas piezas incluyen bobinas, espirales, ejes y otros componentes no identificados.


Los objetos en su mayoría son estructuras sinusoidales microscópicas. Según un análisis realizado por la Academia de Ciencias de Rusia en Syktyvkar, están hechos de una aleación de cobre, tungsteno y molibdeno.

Algunos de ellos son tan pequeños como para ser virtualmente invisible para el ojo desnudo. El tamaño de los objetos, de hecho, varían de 3 cm hasta 0,0003 mm. Su notable regularidad en la estructura y superficie extremadamente lisa sólo son observables con el microscopio electrónico.

El nanoespiral no parece ser el resultado de cualquier proceso natural conocido que podría explicar su formación. Además, muestran una semejanza perturbadora con algunos elementos desarrollados recientemente en la nanotecnología, similares a los componentes de algún tipo de nanomáquinas desarrollado sólo a partir de 1970.


Ver también: La Flor de la Vida

Lo más impactante es que las diminutas sinusoides se encontraron en algunos depósitos de grava y escombros en la región de Mikulinsk Horizonte, a una profundidad de 5 a 15 metros, casi una capa geológica del Pleistoceno, en un período de entre 300 mil y 20 mil años atrás.

No hay una explicación plausible de cómo estos objetos pudieron ser incorporados tan profundamente sin tener orígenes muy antiguos. Pero es evidente que, teniendo en cuenta la cronología convencional de la historia humana, nos enfrentamos a una paradoja: ¿cómo es que en un período tan remoto han existido seres humanos que evolucionaron hasta el punto de ser capaces de desarrollar la nanotecnología?

Ver también: Antiguo reactor nuclear de hace 2 mil millones años encontrado en África


Por supuesto, de acuerdo con los teóricos de los antiguos astronautas, el hallazgo de los montes Urales, junto con muchos otros objetos inexplicables que se encuentran en la misma región, confirman la teoría de que, en la antigüedad, grupos de viajeros pertenecientes a civilizaciones no terrestres han visitado nuestro planeta.

Sin embargo, según ha informado Epoch Time, un gran número de detractores sigue afirmando que estos pequeños objetos no son más que escombros dejados por numerosos cohetes lanzados y probados en el pequeño cosmódromo de Plesetsk. En respuesta, los partidarios de la autenticidad de los hallazgos afirman que este argumento no se sostiene, al menos por dos razones.

En primer lugar, al menos por lo que se conoce oficialmente, ninguno de los misiles probados en Plesetsk fue montado con nanotecnología. Entonces, ya que los artefactos se encontraron a varios metros por debajo de la superficie, no se puede entender como habrían hecho cualquiera de los escombros de los misiles para llegar a ese nivel de profundidad.

Los artefactos se han estudiado en cuatro centros diferentes en Helsinki, San Petersburgo y Moscú, y también en el Instituto de Helsinki, en Finlandia. Sin embargo en la actualidad nuevas investigaciones sobre estas diminutas estructuras parecen haber terminado en 1999 con la muerte del Dr. Johannes Fiebag, investigador principal del hallazgo.

Es evidente que, hasta que se ponga un alto a la naturaleza de estos enigmáticos objetos, cada hipótesis es legal. Esperamos que en un futuro próximo, la comunidad científica decida considerar el llamado nanoespiral ruso y continuar la investigación iniciada por Fiebag.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios