Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

Momia confirmaría la existencia de una raza perdida de gente pequeña en norteamérica

No hay comentarios
Momia confirmaría la existencia de una raza perdida de gente pequeña en norteamerica

En junio de 1934, dos prospectores de oro habían estado cavando y realizando voladuras haciéndose camino a través de la gruesa roca en busca de oro en las montañas de San Pedro en Wyoming. Cuando el polvo comenzó a asentarse, los prospectores hicieron un descubrimiento sorprendente — vieron que habían abierto una pequeña habitación, de aproximadamente 1.2 metros de altura, 1.2 metros de ancho, y unos 4 metros de profundidad en donde se encontraba los restos de un pequeño humano.

Los orígenes de este pequeño humano eran un misterio. Las tribus nativas locales norteamericanas eran conocidos por contar historias de legendarias "gente pequeña", "diminutos espíritus", o el Nimeriga. En algunas de estas historias, la gente pequeña tenían poderes mágicos o poderes curativos. En otras historias, ellos eran una tribu feroz que atacaban a los nativos norteamericanos con flechas envenenadas. "Cuidado con la gente pequeña!" era una expresión muy común.

Las tribus, sobre todo la tribu Shoshone, hablan de la "gente pequeña" como una raza agresiva que median aproximadamente 50 cm.. Según la tradición nativa ellos vivían en las montañas de San Pedro en el centro sur de Wyoming. A menudo se decía que si uno de los Nimerigar se enfermaba o era viejo, morían a manos de su propio pueblo con un golpe en la cabeza. También decían que las pequeñas momias traían mala suerte a cualquier persona que los encontraba, y hasta la fecha los nativos norteamericanos advierten a la gente de su tribu de las "personas pequeñas devorandoras" que vagan por la Cordillera de San Pedro de Wyoming. La mayoría de estas afirmaciones se consideraron folclore hasta el descubrimiento de lo que hoy se conoce como la momia "Pedro".


El descubrimiento de los restos momificados llamó mucho la atención en la zona, provocando muchas preguntas, y creando controversia. Hubo muchos que dudaron de la veracidad de la historia de los prospectores, creyendo que los restos fueron fabricados, y la historia un engaño. Los científicos acudieron a la zona, todos con un deseo profundo para determinar la verdad detrás del pequeña individuo. Con una altura en posición sentada de 17 cm., y una altura de pie estimado de 35 cm., estaba claro que no se trataba de restos ordinarios.

Los científicos llevaron a cabo pruebas exhaustivas sobre Pedro. En primer lugar, revisaron la evidencia física exterior. Pedro se encontró en una posición sentada, con las piernas cruzadas, sobre una pequeña repisa dentro de lo que parecía ser una cueva hecha por el hombre. Con los ojos abultados y el cráneo aplastado, Pedro estaba muy bien preservado - tanto es así que incluso sus uñas eran visibles. Una sustancia gelatinosa cubría la cabeza de Pedro, quedando claro que algún tipo de líquido se había utilizado para preservar el cuerpo. Tenía la nariz aplastada, tenía un conjunto completo de dientes, y su piel era morena y arrugada, creando la apariencia de un anciano.


En los años posteriores al descubrimiento de Pedro, los científicos llevaron a cabo un examen más invasivo, utilizando rayos X para tratar de descifrar el misterio. Varios antropólogos inicialmente concluyeron que los restos eran los de un bebé, probablemente nacido prematuramente, o que murió poco después de nacer. Esto, sin embargo, es un área de desacuerdo, ya que un segundo cuerpo de científicos creen que los restos son los de un adulto, posiblemente de 16-65 años de edad. Se dijo que los rayos X revelaron dientes afilados, y la presencia de alimentos en el estómago que parecía ser carne cruda. Los rayos X también sugirieron que Pedro había sufrido una muerte violenta, mostrando los huesos rotos, una columna vertebral y el cráneo dañado.

El descubrimiento de los restos momificados llevó a una significativa especulación de que los restos eran un engaño. La presencia de la sustancia gelatinosa sobre la cabeza de Pedro llevó a algunos a creer que los restos eran realmente los de un bebé fallecido, recuperado de un centro médico, o que los prospectores habían creado los restos mediante una forma cruda de la taxidermia. Sin embargo, otros sostenian que los restos era la evidencia de una raza como los Leprechaun, como los mencionados en las leyendas de los pueblos indígenas locales, o evidencia de un ser extraterrestre. Fue difícil para muchos imaginar que un ser humano de tan pequeña estatura podría ser un adulto.


Mientras que la prueba moderna podría proporcionar muchas más respuestas acerca de los orígenes de Pedro, tal prueba no es posible debido a la ubicación de los restos ya que ha sido desconocido durante varios años. Se dice que los restos fueron puestos en exhibición durante las ferias en la década de 1940, y luego fueron compradas por un hombre llamado Ivan Goodman. Después de la muerte de Goodman en 1950, los restos pasaron ha un hombre llamado Leonard Waller (a veces reportado como Walder), un hombre de negocios de Nueva York que murió en el 1980. Los restos no se han visto desde entonces.

Con los restos por ningún lado, los misterios de Pedro perduran hasta nuestros días. La mayoría de los científicos están de acuerdo en que los restos de Pedro eran los de un humano adulto de sexo masculino. Si es así, ¿Podría Pedro ser la prueba de que existe una raza oculta de gente pequeña ampliamente comentada por los nativos de norteamerica?.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios