Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

Borregos: Por qué deberías sentir lástima por ellos

16 comentarios
Borregos: Por qué deberías sentir lástima por ellos

A menudo se dice que hay sólo dos tipos de personas en este mundo: los que saben y los que no saben. Me gustaría ampliar sobre esto y decir que en realidad hay tres tipos de personas: los que saben, los que no saben, y los que no les importa saber. Los miembros de este último grupo son la clase de gente que yo caracterizaría como "borregos".

Los borregos son miembros de una cultura o sociedad que no necesariamente son ajenos a la realidad de su entorno; ellos pueden haber estado expuestos a las valiosas verdades en numerosas ocasiones. Sin embargo, cuando se enfrentan a hechos contrarios a su punto de vista condicionado, se vuelven agresivos y antagónicos en su comportamiento, buscando desestimar y atacar la verdad atacando al mensajero y negando la razón. Existen borregos en el falso paradigma político, y existen en todas las "clases" sociales. De hecho, la "clase profesional" y la jerarquía del mundo académico son caldo de cultivo para los rampantes borregos, que a veces me refiero como "idiotas intelectuales". Los médicos y los abogados, los científicos y los políticos son tan propensos a la plaga de borregos como cualquier otra persona, la única diferencia es que tienen un aparato burocrático detrás de ellos que les da un falso sentido de importancia. Todo lo que tienen que hacer es remolcar la línea establecida, y promover la visión establecida.

Por supuesto, el argumento común incurrido por el borrego es que TODOS piensan que todos los demás están ciegos a la verdad, lo que dentro de sus mentes, reivindica de alguna manera su comportamiento. Sin embargo, la característica que define absolutamente a un borrego no es necesariamente una falta de conocimiento, sino una falta de voluntad para considerar o aceptar la lógica obvia o la verdad con el fin de proteger sus egos y los prejuicios de cualquier daño. La mentalidad de un borrego es impulsada por motivaciones egocéntricas.

Los llamados principales medios de comunicación salen a hacer lo posible para reforzar esta agresiva mentalidad al establecer la ilusión de que los borregos son la "mayoría" y que la percepción mayoritaria (que ha sido construido por los medios de comunicación) es la única correcta percepción.

Muchos activistas de los movimientos de la libertad han señalado recientemente que se ha producido un aumento de la propaganda mediática dirigida a pintar las culturas de la supervivencia, de preparación y de la libertad como "marginales", "reaccionario", "extremista", "de pensamiento conspiranoico", etc. En la televisión la serie de National Geographic "Doomsday Preppers" parece que ha sido diseñado específicamente para buscar a los peores representantes posibles del movimiento y desfilar sus fracasos como un espectáculo de carnaval. Rara vez dan atención a los argumentos lógicos en relación del por qué sus individuos se convierten en preppers, ni tampoco normalmente eligen a los individuos que pueden explicar la suficiente cantidad de una manera coherente. Esta es una táctica muy similar al utilizado por los medios del establecimiento en las protestas a gran escala, que por lo general tratan de entrevistar a la persona presente menos elocuente y fácil de ridiculizar y hacer de esa persona una mascota momentánea para el grupo entero y la filosofía que ellos aprecian.

El objetivo es dar al borrego el comfort de que son "normales" y que cualquiera que sale fuera de los límites de la corriente principal es "anormal " y un objetivo de bienvenida para el colectivo.

Parecería que la vida de un borrego es una vida de relativa felicidad. La totalidad de la máquina del establecimiento parece estar diseñado para hacer a ellos felices y al resto de nosotros miserables. Pero ¿es la existencia de un borrego el ideal? ¿Son realmente felices en su ignorancia? ¿Son realmente seguros dentro de los confines del sistema? Estas son sólo algunas de las razones por las que debes sentir lástima por ellos.

Los borregos no son nada sin El Colectivo


Un borregos reúne toda su identidad a partir del grupo. Él actúa de la manera que cree que el grupo quiere que él actúe. Él piensa de la forma en que cree que el grupo quiere que piense. Todos sus "ideas" son nociones pre-aprobados por la corriente principal. Todos sus argumentos y puntos de discusión son las posiciones que él escuchó de los medios de comunicación o el mundo académico, y nunca se ha formado una opinión original en su vida. Sin el grupo diciendole que hacer, el borrego promedio se pierde y desorienta. Cuando se lanza en una situación de crisis que requiere la iniciativa individual, entra en pánico o se vuelve apático, esperando a que el sistema vaya y lo salve en lugar de cuidar de sí mismo. Los borrego son tan dependientes de los demás para todos los aspectos de su personalidad y de su supervivencia que, frente a casos de desastre, ellos son las personas con más probabilidades de recostarse y morir.

Los borregos anhelan constante la aprobación de los demás


Los borregos no sólo dependen de la colectividad para su identidad y su supervivencia, sino que también necesitan un suplemento constante de aprobación de los demás para poder funcionar en el día a día. Cuando un borrego sale de su casa, está preocupado por cómo se percibe su apariencia, cómo se percibe su actitud, cómo se percibe su estilo de vida y cómo se perciben sus opiniones. Todo lo que hace desde el momento en que comienza su día gira en torno a asegurar de que el colectivo lo apruebe. Incluso sus actos de "rebelión" son a menudo formas meramente aprobadas de "individualismo" superficial dependientes del estilo más que lo subtancial. Esta aprobación se convierte en una especie de droga emocional a la que es adicto el borrego. Él nunca hará ademanes entre el rebaño o estará en contra de cualquier aspecto de la visión del mundo del rebaño, ya que su aprobación sostiene y reafirma su propia existencia. Tomar la aprobación colectiva lejos de él sería como cortarle el proveedor al adicto a la heroína. El ser rechazado por el grupo lo destruiría psicológicamente.

Los borregos son incapaces de la creatividad original


Debido que los borregos pasan la mayor parte de sus momentos de vigilia tratando de apaciguar al colectivo, ellos rara vez, o nunca, tienen la energía ni ganas de crear algo propio. Los borregos no hacen sorprendentes obras de arte. No logran descubrimientos científicos. Ellos no hacen historia a través de la innovación filosófica o ideológica. En su lugar, regurgitan las palabras de otros y secuestran las ideas de las mas grandes mentes. Permanecen como espectadores constantes en la vida, viendo el cambio desde las gradas, atrapado en las mareas del tiempo y agitandose casi como los satélites solidos de basura del Océano Pacífico post-lavado de Fukushima. El destino del borrego común está determinado enteramente por el resultado de las guerras y las restauraciones emprendidas por pequeños grupos de personas conscientes - algunas de ellas buenas, algunas de ellas malas.

Los borregos no tienen Pasión


Si sacas todas tus creencias de lo que el colectivo estime aceptable, entonces es difícil, si no imposible, llegar a ser legítimamente un apasionado de ellos. Los borregos tienen poca o ninguna conexión personal con sus ideales o principios; por lo que se conviertan en mutables, vacíos y sin inspiración. Ellos tienden a girar hacia el cinismo como una forma de compensar, burlándose de todo, sobre todo aquellos que son apasionados de algo. El único ideal por lo que van a luchar es por el propio colectivo, porque quienes ellos son esta muy entrelazada con la supervivencia del sistema. Poner en peligro el concepto del colectivo es una amenaza para la existencia de los borregos, por extensión.

Los borregos son inútiles


Los borregos promedio no aprenden a ser autosuficientes ya que es considerado "anormal" por la corriente principal el ser autosuficientes. El colectivo y el Estado son el proveedor. Ellos son madre y padre. Los borregos tienen plena fe de que el sistema los protegerá de cualquier y todo daño. Cuando estalla la violencia, se agachan y se esconden en lugar de defenderse a sí mismos y a los demás. Cuando ocurre una catástrofe a gran escala, ellos se sientan a esperar que el estado los salve o se unen a otra multitud de irracionales. Ellos no toman medidas proactivas, porque nunca sintieron la necesidad de aprender.

Considera esto: ¿Por qué la corriente principal y las personas sujetas a ella les importa si otros se preparan para un desastre o ponen fin su dependencia del establecimiento? ¿Por qué están tan desesperados por atacar a aquellos de nosotros que encuentrá su propio camino? Si el sistema es tan eficaz y el colectivo tan correcto en su metodología, entonces los individualistas se están perjudicando sólo a sí mismos al alejarse, ¿verdad? Pero para los borregos, los individuos autosuficientes con éxito se convierten en un recuerdo constante de sus propias insuficiencias. Ellos sienten que si ellos no pueden sobrevivir sin el sistema, NADIE puede sobrevivir sin el sistema; y ellos se asegurarán de que los individualistas no demuestren lo contrario. "Tú no construiras eso" se convierte en el lema de los borregos, mientras rasguñan y raspan como niños malcriados, tratando de desmantelar el impulso de los movimientos y asociaciones independientes en la no participación.

Los borregos se olvidan fácilmente


Vivir una vida de interminable aceptación es vivir una vida de oscuridad sin sentido. Cuando uno llega a su lecho de muerte, ¿quiere él reflexionar sobre todos sus pesares o la totalidad de sus logro? La mayoría de nosotros preferiría buscar la alegría en lugar de la tristeza al mirar hacia atrás en nuestro pasado. Para los borregos, sin embargo, esto no será posible - por ¿lo que alguna vez han hecho además de conformarse? ¿lo que dejaran atrás salvo un mundo peor que cuando nacieron? ¿lo que han realizado, incluyendo más dolor y lucha para las generaciones futuras? Por último, ¿lo que sus vidas realmente han sido dignas?

No me puedo imaginar una tortura más cruel y terrible que darse cuenta en la cara de uno en sus últimos días que uno a desperdicio toda su vida tratando de complacer a la multitud de idiotas que lo rodean, en lugar de educarlos a ellos y a sí mismo y moldeando el mañana para uno mejor. No me puedo imaginar un castigo más severo que pasar la mayor parte de los años de uno como esclavo, sin siquiera saberlo. No me puedo imaginar una existencia más digna de lástima y remordimiento que el de los borregos.

[Alt Market]

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios