Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La élite global impulsa la creación de una “tarjeta de identificación biometríca” internacional

1 comentario
La élite global impulsa la creación de una

Asunto: El líder de una poderosa organización mundial secreta que desea completar su proyecto de largo plazo, el establecimiento de un Nuevo Orden Mundial que prevé la creación de un gobierno único en el mundo, necesita recolectar la información biométrica, demográfica, fiscal y bancaria mundial y ponerlos en un lugar accesible y eficaz, para que así pueda tener bajo control, en todo momento, el comportamiento de cada persona en el planeta. Todo esto sin el uso de la fuerza, sino la persuasión. ¿Él que haría?

El buen estudiante que aspira a formar parte de la organización, para cumplir el objetivo de sus amos, se detiene a pensar. En primer lugar, necesitamos una primera fase en la que hay que convencer a la gente el valor del proyecto: la primera fase es llamada "persuasión". La segunda fase implica la colaboración de las mismas personas, que, convencido de la etapa de persuasión, se plantean la implementación del proyecto de los gobiernos: la segunda fase se denomina "colaboración". Finalmente, debe encontrar el soporte más adecuado para mantener y tener disponible toda la información reunida: esta tercera y última fase se llamará "soporte".

Los planes de esta "élite secreta" es el de recabar datos personales de todos los habitantes del planeta, para que pueda ejercer un control total sobre cada individuo. Este proyecto a largo plazo, según lo propuesto por el talentoso alumno Mason, parece contemplar tres etapas: persuasión, colaboración y apoyo.

Persuasión

Primero debemos convencer a la gente que el proyecto de la "tarjeta de identificación biometríca" es una buena idea. Para realizar esta primera fase, la élite necesita dos cosas: una poderosa fuerza en los medios de comunicación, que está garantizada por la concentración de los principales periódicos y televisoras de todo el mundo en sus manos, y hallar la emoción sobre el que se aprovecharán para convencer a la gente.

En relación con el control de la información, la élite ya lo ha organizado durante mucho tiempo. Desde los años 60, gracias al poder del dinero, las sombras de gran alcance se introducen en las propiedades de los más autoritarios e influyentes medios internacionales, ya que su objetivo principal es dirigir la opinión de la gente.

¿Pero una vez se a tomado posesión de los medios de comunicación, que emoción se aprovechará para convencer a la gente el adoptar el plan de la tarjeta de identificación biometríca? La respuesta está a la vista de todos: El MIEDO! El miedo es una poderosa herramienta en las manos de los poderosos, porque un hombre tiene miedo de solicitar en voz alta por ayuda y esta dispuesto a hacer cualquier cosa para no ser presa.

PRECAUCIÓN, no hablar del miedo generado por la brutalidad de un estado policial, sino un miedo inducido por la constante sensación de inseguridad que impregna a la gente: miedo a la delincuencia, el temor por la seguridad de sus hijos, el temor al terrorismo, el miedo al futuro y así sucesivamente.

Benjamin Franklin, Gran Maestro Provincial de Masones de Pensilvania, una vez tuvo que decir esto: "Aquellos que cederían la libertad esencial para adquirir una pequeña seguridad temporal, no merecen ni libertad ni seguridad".

El miedo, este es el gran aliado de estas personas: mientras más personas están asustadas, es más probable que se entreguen al Salvador del día. Preguntemonos, que afecta nuestro temor en las noticias de la televisión, el cual golpea más a menudo en las horas más inverosímiles, ¿Las noticias de crímenes atroces que contienen sangre? Simplemente tome el caso del vocabulario utilizado por los periodistas, asesinados en lugar de los muertos, apuñalado en lugar de "heridas de arma blanca", masacre en lugar de asesinato.

La élite global impulsa la creación de una
Ese miedo es en parte un producto de la exposición a la delincuencia saturado en las noticias de la televisión

Pero tomemos dos ejemplos:

La primera es interesante y atractivo para el debate que se lleva a cabo en los Estados Unidos sobre la introducción del carnet de identidad biométrico. En un artículo que apareció el 03 de febrero de 2013 en las páginas del Washington Post, según algunas de las voces más influyentes de la élite mundial, uno de los problemas más graves que enfrenta el gobierno es el de la inmigración ilegal, es decir, aquellas personas en busca de fortuna (su "sueño americano"), que entran ilegalmente a los Estados Unidos.

El tema es más sensibles, porque la gente se ha acostumbrado a pensar al inmigrante ilegal como una amenaza para su trabajo y para su seguridad. Para resolver el problema, el escritor propone lo siguiente:

"Estados Unidos ha invertido decenas de miles de millones de dólares en los últimos años para impedir la inmigración ilegal rechazando a las personas en la frontera, al tiempo que se hace poco para detener a los empresarios que contratan a indocumentados. [...]

Una solución efectiva sería emitir una tarjeta de identificación biométrica - las huellas digitales e información demográfica - para todos los ciudadanos y residentes legales, para que los candidatos para el trabajo puedan demostrar su estatus legal e identidad "electrónica infalsificable", junto con medidas para proteger a los trabajadores estadounidenses, evitando el robo de identidad y la protección en el proceso."

¿Qué puedo decir? Brillante! Merece un aplauso. Quién en su sano juicio no aceptaría un plan muy bien pensado: tu gobierno te pide que ingreses todos tus datos biométricos en un chip electrónico, porque quiere proteger tu trabajo y tu seguridad. Quién no tiene una tarjeta de identidad biométrica no tendrá acceso a cualquier trabajo, cuenta bancaria, salud y educación: será marginado de (en) la sociedad civil.

Algunas voces críticas se escucharon entre los legisladores estadounidenses en la derecha y la izquierda, por temor a que la "marca" - ¿de la bestia? - del gobierno pueda ser el primer paso hacia el establecimiento de un estado de "Gran hermano". El autor del artículo, con el aire de quien sabe su materia, desestima a los críticos como "sin fundamento". De hecho, como escribe el Washington Post, parece que el Presidente Obama y un grupo bipartidista de senadores se han reunido para discutir su argumento. Según el escritor es "un importante paso hacia adelante".

Colaboración

Otro miedo a aprovecharse, mucho más potente, es la seguridad de sus familias, especialmente cuando se trata de los niños. El programa es promocionado por Masonichip International (Asociación masónica sin fines de lucro, con un sitio web y "el compás y la escuadra") prevé la creación de una base de datos detallada con todos los datos personales y biométricos de los niños, para facilitar las búsquedas en caso desaparición o secuestro.

La élite global impulsa la creación de una
Corbatas para niños con microchip. Ellos realmente quieren que tus niños usen esto.

Una vez que se ha unido al programa, cada familia debe recibir un kit para recopilar la información más importante del niño, incluyendo: fotos, videos, grabaciones de voz, huellas digitales, impresiones dentales, muestras de saliva, ADN y otras informaciones como la complexión más tradicional, la altura, peso, etc..... Después de eso, la información obtenida se enviaría a un servidor de internet y compartido con la ley.

También, en algunas escuelas estadounidenses, francesas y brasileñas, tiene un chip implantado en los uniformes de los estudiantes. Según el proyecto, cada estudiante requiere llevar consigo una especial "tarjeta de identidad" (rastreador ID) equipado con un chip de radiofrecuencia (RFID), que permite a los supervisores de la escuela conocer la posición real de cada estudiante.

La razón esgrimida por los educadores en esta medida puede ser identificada en la voluntad de frenar el rampante absentismo (una vez era suficiente realizar la llamada, Educación.). "Ya no tengo que pasar mi tiempo rellenando el registro con horarios de entrada y salida de cada niño," dijo el maestro Simone Beauford al final de Agosto, un fan entusiasta del proyecto. "Estoy a favor, menos burocracia y más enseñanza".

Inicialmente, el proyecto de la Cédula Digital del Estudiante proporcionó la oportunidad para inscribirse en cursos, pagar el comedor de la escuela, préstamo de libros de la biblioteca. Luego, en un momento posterior, se pensaba usar el microchip para el seguimiento y control de los movimientos de los estudiantes en todas las escuelas estadounidenses, incluso fuera de ellas.

Aprovechando el fin de la "educación" de los medios de comunicación, el gobierno obligó a los distritos escolares a adoptar la tecnología RFID para garantizar la seguridad de los estudiantes, el compromiso de estudiar y una más eficiente gestión burocrática de las escuelas.

Mientras tanto, sin embargo, hay casos extraños de acoso y abuso. De lo que se ha aprendido de algunas cuentas, parece que los chicos que no usan el ID del Tracker, el cual podría ser llevado en los bolsillos o cuello, están siendo blanco de los profesores, haciendo imposible utilizar ciertas instalaciones escolares, tales como las areas publicas, bibliotecas y cafés.

Apoyo

En este punto, la última fase del plan consiste en la identificación de un medio donde puedas ingresar todos los datos biométricos de los sujetos... uh, perdón, de los ciudadanos. ¿Podrías utilizar un tipo de tarjeta de plástico como la tarjeta ATM? Sí, pero entonces existiría el riesgo de que la persona no siempre lo porte, él puede perderlo, se le puede romper.

Uno tiene que encontrar algo más efectivo. ¿Podría ser una microchip de identificación por radiofrecuencia (RFID) implantado directamente en el cuerpo humano!? Gran idea, pero ¿Pero cómo conseguimos que le guste a las personas en su camino hacia la implantacion del pequeño microchip bajo la piel?

Tu podría comenzar con una pulsera, con el fin de hacer que la gente experimente las maravillosas aplicaciones del chip RFID. Incluso en este caso, se empieza por los niños. Según informó el New York Times esta, Walt Disney World en Orlando, Florida que ha lanzado el "MyMagic +", un sofisticado sistema de gestión de la vida en el Parque de atracciones estadounidense, que incluirá el uso de un brazalete de identificación.

Las pulseras de goma, acompañadas por un fino RFID se codificarán en fichas con información de la tarjeta de crédito del cliente, permitiendo a los visitantes comprar entradas para las atracciones, la compra de comida y las bebida y pasar por los molinetes de acceso con un movimiento de muñeca.

La élite global impulsa la creación de una
El MagicBands es la moda en el Mundo de Disney, los niños lo adoran.

El MagicBands también puede incluir información personal de clientes, como el nombre del usuario y su fecha de nacimiento con el fin de facilitarlas, según los planes de Disney, para una experiencia más inmersiva en el parque.

Los usuarios pueden proporcionar voluntariamente información personal al registrarse en el sitio del parque. De esta manera, las pulseras también actuará como una clave para acceder a su habitación y utilizar su propio espacio de estacionamiento.

¡Qué idea tan fantástica! Pero entonces debemos implantarles el chip directamente. ¿Qué hacer?. Es simple, la gente preguntará como conseguir el chip del país de las maravillas. ¿De qué manera? Utilizando uno de los más deseados artículos tótem y comprado por los consumidores contemporáneos y sobre todo es considerado como un símbolo de estatus que no se puede prescindir: el teléfono, por supuesto. De hecho, hoy se llama Smartphone (teléfono inteligente). Sí, porque es un poco inteligente.

El teléfono es parte de uno de esos "deseos inducidos" promovido por la lógica del consumo y el símbolo de estatus. El ejemplo más llamativo de este fenómeno es el clamor por el lanzamiento del último modelo del iPhone, que en comparación con sus predecesores tiene muy pocas novedades.

La élite global impulsa la creación de una
Ralph Marth celebra por ser el primer cliente en recibir su iPhone 5 en Munich. Si las cosas siguen así pronto veremos a Ralph Marth celebrando su primer implante de chip RFID.

Sin embargo los perpetuos medios de comunicación ha generado en muchos jóvenes el deseo de comprar uno a un precio que de por si es muy alto y sin ningún valor real a un teléfono móvil "normal." La pregunta es: ¿Realmente lo quiero, o hay alguien más que me hace desearlo?

¿En una sociedad como la nuestra, dominado por los mecanismos de la publicidad, esta duda especialmente se destaca: ¿Quien es verdaderamente libre, bajo un bombardeo diario de mensajes más o menos subliminales, que esta para desear un producto que podría no tener alguna necesidad real, incluso en el sacrificio de otras cosas, razonablemente mucho más útiles? La pregunta, por desgracia, encuentra su sentido sólo introduciéndolo en el gran plan que la élite global lleva para la creación del Nuevo Orden Mundial, una sociedad triste en que "el ser humano" es sólo una vieja memoria del pasado.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios