Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La Profecía Hopi

No hay comentarios

Dan Evehema, anciano Hopi:

Los libertadores vendrán del oeste con gran fuerza.
Ellos caerán del cielo como lluvia.
No tendrán piedad. No debemos subirnos a los techos a observar.
Nos sacudirán por las orejas,
Como a niños que se han portado mal.
Esta será la batalla final decisiva entre el bien y el mal.
Esta batalla limpiará el corazón de la gente
y restaurará a nuestra Madre Tierra de enfermedad,
encargándose de librarnos de los malvados.

La etapa final, llamada El Gran Día de Purificación
ha sido descrito como un Huevo de Misterio
en el cual las fuerzas de la Swástica y el Sol,
más una tercera fuerza,
simbolizada por el color rojo
culminan ya sea en un renacimiento total
o en una total aniquilación.
No sabemos cual será, pero la opción es tuya:
guerra y catástrofe podrían estar involucradas.
El grado de violencia será determinado por el grado de injusticia causado
entre las gentes del mundo y en el equilibrio de a naturaleza.

La profecía Hopi en general


Ese tiempo no está muy lejos. Vendrá cuando la Saquasohuh (Estrella Azul) Kachina baile en la plana y se quite su máscara. El representa a una estrella azul, muy lejos y todavía invisible, que pronto hará su aparición. El tiempo es previsto por una canción cantada durante la ceremonia Wuwuchim.

Fue cantada en 1914 justo antes de la I Guerra Mundial, y de nuevo en 1940 antes de a segunda Guerra Mundial, describiendo la desunión, corrupción y el odio contaminando los rituales Hopi, los cuales fueron seguidos por los mismos males extendiéndose en el mundo .

Esta misma canción fue cantada en 1961 durante la ceremonia Wuwuchim.

La III Guerra Mundial será comenzada por aquellas personas que primero revelaron la luz (la sabiduría divina o inteligencia) en los otros países antiguos (India, China, Naciones Islámicas, África).

El Gran Cacique del Clan Arco condujo a los fieles a esta nueva tierra, pero el cayó en malos caminos. Sus dos hijos menores lo reprendieron por su error, y después de que el murió ellos asumieron las responsabilidades del liderazgo. A cada hermano se le dio un juego de Tipone, y ambos fueron instruidos a llevarlos a un lugar al cual el Gran Espíritu los dirigió.

Al hermano mayor [de la luz brillante] se le dijo que fuera inmediatamente hacia el este, hacia el sol naciente, y al llegar a su destino que regresara inmediatamente para buscar a su hermano menor, quien permaneció en la Isla Tortuga [el Continente de los Estados Unidos de América].

Su misión era ayudar a su hermano menor a provocar el Día de la Purificación, en cuyo tiempo los que hacían el mal serían castigados o destruidos, y después de lo cual sería establecida la paz real, la hermandad y la vida eterna. El hermano mayor restauraría toda tierra a su hermano menor, de quien el malvado entre los hombres blancos había tomado.

El hermano mayor [de la luz brillante] también vendría a buscar las tablillas Tiponi y cumplir la misión dada a el por el Gran Espíritu.

Este hermano menor fue instruido a viajar a través de la tierra y marcar sus pasos mientras iba por allí. A ambos hermanos les dijeron que una gran estrella blanca aparecería en el cielo; cuando eso sucediera, toda la gente sabría que el hermano mayor habría llegado a su destino. De allí, toda la gente había de establecerse dondequiera que estuvieran en ese momento, que se quedaran allí hasta que regresara el hermano mayor.

Los Hopi se establecieron en el área ahora conocida como las Cuatro Esquinas, donde las líneas estatales de Arizona, Nuevo México, Utah y Colorado se encuentran.


Ellos vivían en humilde simplicidad y la tierra producía abundantes cosechas. Esta área es el “corazón” de la Isla Tortuga [los Estados Unidos] y de la Madre Tierra, y es la imagen microcósmica del macrocosmo del planeta entero.

Cada clan Hopi perpetúa una singular ceremonia, y las ceremonias juntas mantienen el balance de las fuerzas naturales de la luz del sol, lluvia y vientos, y reafirma a los Hopi el respeto por toda vida y confianza en el Gran Espíritu.

Se dice que después de muchos años, el hermano mayor podría cambiar el color de su piel, pero su cabello permanecerá negro. El tendrá la habilidad de escribir, y el será la única persona capaz de leer el Tiponi. Cuando el regrese a encontrar a su hermano menor, el Tiponi será colocado lado a lado para mostrarle a todo el mundo que son verdaderos hermanos. Luego tendrá lugar un gran juicio, ya que los ancianos le ayudarán al hermano menor a obtener justicia real para todos los hermanos Indios que han sido cruelmente maltratados por el hombre blanco desde que éste llegó a la Isla Tortuga.

El hermano mayor transformado, el Verdadero Hermano Blanco vestirá un manto rojo o una capa roja, similar al patrón en la parte posterior de un sapo con cuernos. El no traerá más religión que la propia, y traerá con él las tablillas Tiponi. Él será todo-poderoso; nadie será capaz de pararse contra él.

Él vendrá rápidamente, y en un día ganará control de todo este continente.

Se dice que,

“Si el viene del Este, la destrucción no será tan mala. Pero si viene del Oeste, no se suban a sus techos para ver porque el no tendrá misericordia.”

El Verdadero Hermano Blanco traerá con él a dos grandes ayudantes, inteligentes y poderosos, de los cuales uno tendrá el signo de una swástica (un símbolo masculino de pureza), y el signo del sol. El segundo gran ayudante tendrá el signo de una cruz céltica con líneas rojas (representando la sangre de vida femenina) entre los brazos de la cruz.

Cuando esté cerca la Gran Purificación, estos ayudantes sacudirán primero la tierra durante un corto tiempo, en preparación. Después de haber sacudido la tierra dos veces más, se les unirá el Verdadero Hermano Blanco, quien se aunará a ellos y traerá el Día de la Purificación al mundo. Todos los tres ayudarán al “hermano menor” (los Hopi y otras gentes de corazón puro) para hacer un mundo mejor.

En las profecías, los dos ayudantes están designados con la palabra Hopi para “población”, ya que eran grandes grupos de gente.

La profecía Hopi indica que la III Guerra Mundial será comenzada por los pueblos que primero recibieron la Luz – China, Palestina, India y África. Cuando llegue la guerra, los Estados Unidos serán destruidos por “casquillos de ceniza” los cuales caerán al suelo, hirviendo los ríos y quemando la tierra, donde ningún pasto crecerá durante muchos años, y causando una enfermedad que ninguna medicina puede curar.

Esto solo puede significar bombas nucleares o atómicas. Ninguna otra arma causa tales efectos.

Los refugios antibombas serán inútiles, ya que,

“Aquellos que tengan paz en sus corazones ya están en el Gran Refugio de la Vida. No hay refugio para el mal... Cuando el Saquahuh (estrella azul) Kachina baile en la plaza y se quite su máscara, el tiempo del gran juicio estará aquí."

Los Hopi creen que solamente ellos serán salvados.

Los Hopi también han profetizado que,

“La Isla Tortuga podría volcarse dos o tres veces y los océanos podrían unir manos y reunirse con el cielo.”

Esto parece ser una profecía sobre un “cambio de polo” – un vuelco del planeta en su eje. Los Hopi llaman a esta condición inminente – y a aquella de la sociedad ahora - "Koyaanisqatsi", lo cual significa “mundo fuera de equilibrio… un estado de vida que clama por un cambio.

La siguiente Profecia Hopi extraordinaria fue primero publicada en un manuscrito mimeografiado que circuló entre varias iglesias Metodistas y presbiterianas en 1959. Algunas de las profecías fueron publicadas en 1963 por Frank Waters en El Libro de los Hopi (The Book of the Hopi). La cuenta comienza describiendo cómo, mientras conducían a lo largo de la autopista del desierto un día caluroso en el verano de 1958, un ministro llamado David Young se detuvo para ofrecerle a un anciano Indio llevarlo, quien aceptó con un cabeceo.

Después de ir en silencio durante varios minutos, el indio dijo:

“Soy Pluma Blanca, un Hopi del antiguo Clan del Oso. En mi larga vida he viajado a través de esta tierra, buscando a mis hermanos, y aprendiendo de ellos muchas cosas llenas de sabiduría. He seguido los caminos sagrados de mi gente, que habitan los bosques y muchos lagos en el este, la tierra del hielo y las largas noches en el norte, y los lugares de santos altares de piedra construidos hace varios años por los antepasados de mis hermanos en el sur. De todos estos yo he escuchado las historia del pasado, y las profecías del futuro. Ahora, muchas de las profecías se han convertido en historias, y quedan unas pocas – el pasado se vuelve más largo, y el futuro se vuelve más corto.”

“Y ahora Pluma Blanca se está muriendo. Sus hijos todos se han unido a sus antepasados y pronto el también estará con ellos. Pero no queda nadie, nadie para recitar y pasar adelante la sabiduría antigua. Mi gente se ha cansado de las viejas maneras – las grandes ceremonias que nos cuentan de nuestros orígenes, de nuestra aparición en el Cuarto Mundo, han sido casi todas abandonadas, olvidadas, y aun esto fue profetizado. El tiempo se vuelve corto.”

“Mi pueblo aguarda a Pahana, el Hermano Blanco perdido, [de las estrellas] al igual que mis hermanos en la tierra. El no será como los hombres blancos que conocemos ahora, quienes son crueles y codiciosos. Nos dijeron de su venida hace mucho. Pero todavía esperamos a Pahana.

“Traerá con él los símbolos, la pieza faltante de la tablilla sagrada, guardada ahora por los ancianos, dadas a él cuando se fue, y eso lo identificará como nuestro Verdadero Hermano Blanco.

“El Cuarto Mundo terminará pronto, y comenzará el Quinto Mundo. Esto los saben los ancianos por todas partes. Las Señales sobre muchos años se han cumplido, y quedan muy pocas.

“Esta es la Primera Señal: Nos han dicho de la venida de hombres de piel blanca, como Pahana, pero que no viven como Pahana, hombres que tomaron la tierra que no era suya. Y hombres que golpearon a sus enemigos con truenos.

“Esta es la Segunda Señal: Nuestras tierras verán la venida de ruedas girando llenas con voces. En su juventud, mi padre vio volverse realidad esta profecía con sus propios ojos – los hombres blancos trayendo a sus familias en carros a través de las praderas.”

“Esta es la Tercera Señal: Una extraña bestia como un búfalo, pero con grandes cuernos largos arrollará la tierra en grandes números. Esto, Pluma Blanca lo vio con sus propios ojos – la llegada del ganado del hombre blanco.”

“Esta es la Cuarta Señal: La tierra será cruzada por serpientes de hierro.”

“Esta es la Quinta Señal: La tierra será entrecruzada por una gigantesca tela de araña.”

“Esta es la Sexta Señal: La tierra será entrecruzada con ríos de piedra que hacen cuadros en el sol.”

“Esta es la Séptima Señal: Usted oirá hablar del mar volviéndose negro, y de muchas cosas vivas muriendo por ello.”

“Este es la Octava Señal: Usted verá a muchos jóvenes que llevarán el pelo largo como mi gente venir y unirse a las naciones tribales, para aprender sus maneras y su sabiduría.

“Y esta es la Novena y Última Señal: Usted escuchará de un lugar de morada en los cielos, sobre la tierra, y esa caerá con gran desplome. Aparecerá como una estrella azul. Muy pronto después de esto, las ceremonias de mi gente cesarán.”

“Estas son las Señales de que estará viniendo la gran destrucción. El mundo se mecerá hacia delante y hacia atrás. El hombre blanco batallará en contra de otra gente en otras tierras – con aquellos que poseyeron la primera luz de sabiduría. Habrán muchas columnas de fuego y humo tales como Pluma Blanca ha visto hacer al hombre blanco en los desiertos no lejos de aquí. Solo aquellos que vendrán causarán enfermedad y una gran mortandad. Mucha de mi gente, entendiendo las profecías, estará a salvo. Aquellos que se queden y vivan en los lugares de mi gente también estarán a salvo. Luego habrá mucho por reconstruir. Y pronto – muy pronto después – Pahana regresará. El traerá con el amanecer del Quinto Mundo. El plantará las semillas de su sabiduría en sus corazones. Incluso ahora las semillas están siendo plantadas. Estas amortizarán el camino para la Aparición en el Quinto Mundo.

“Pero Pluma Blanca no lo verá. Yo estoy viejo y me estoy muriendo. Tu – quizás lo verás. A su tiempo, a su tiempo…”

El viejo indio cayó en silencio.

Habían llegado a su destino, y el Reverendo David Young detuvo el coche para dejarlo salir. Nunca más se volvieron a encontrar. El reverendo Young murió en 1976, así pues, no vivió para ver el posterior cumplimiento de esta notable profecía.

El 7 de agosto de 1970, un espectacular avistamiento OVNI FUE ATESTIGUADO POR DOCENAS DE GENTES Y FOTOGRAFIADO POR Chuck Roberts del “Couriere” de Prescott (Arizona).

Este avistamiento ocurrió después de una “llamada OVNI” por Paul Solem y varios Indios Hopi. Este avistamiento fue interpretado por algunos Hopis como siendo un cumplimiento parcial de cierta profecía Hopi dada por el Gran Espíritu Maasau e inscrito en la Segunda Mesa, advirtiendo de la venida del Día de la Purificación, cuando el verdadero Hopi será llevado volando a otros planetas en “naves sin alas”.

Según la creencia Hopi, los sobrevivientes del Gran Diluvio hace miles de años se separaron en cuatro grupos que se movieron al norte, sur, este y oeste. Solo un grupo completó su jornada – al Polo Norte y de regreso – bajo la guía de una “estrella” brillante en la cual viajaba en Gran Espíritu Maasau.

Cuando el llegó, dibujó un petroglifo en la Segunda Mesa, mostrando a una doncella (con el tradicional arreglo “mariposa” del cabello) montando en una nave sin alas, en forma de domo. El petroglifo significaba que venía el Día de la Purificación, cuando el verdadero Hopi volará a otros planetas en “naves sin alas”.

Cerca de Oraibi, Arizona, hay un petroglifo conocido como la Roca de la Profecía, la cual simboliza muchas profecías Hopi.


Su interpretación es:

— La figura humana grande a la izquierda es el Gran Espíritu. El arco a su mano izquierda representa sus instrucciones a los Hopi que bajen sus armas. La línea vertical a la derecha del Gran Espíritu es una escala de tiempo de miles de años. El punto en el cual el Gran Espíritu toca la línea es el tiempo de su retorno.

— El “camino de la vida” establecido por el Gran Espíritu se divide en el camino más bajo y estrecho de continua Vida en armonía con la naturaleza, y el camino de arriba, más ancho, el de los logros científicos del hombre blanco. La línea entre los caminos, arriba de la cruz, es la llegada del hombre blanco. La Cruz es aquella de la Cristiandad. El círculo debajo de la cruz representa el continuo Camino de la Vida.

— Las cuatro pequeñas figuras humanas en el camino de arriba representan, en un nivel, los tres mundos pasados y el presente; en otro nivel, las figuras indican que algunos de los Hopi viajarán en camino del hombre blanco, habiendo sido seducidos por su encanto.

— Los dos círculos en la Camino de la Vida de más abajo están las “grandes sacudidas de la Tierra” (Las Guerras Mundiales I y II). La swastika en el sol y la cruz celta representan a los dos ayudantes de Pahana, el Verdadero Hermano Blanco.

— La línea corta que regresa al Camino recto de la Vida es la última oportunidad para la gente a que se regrese a la naturaleza antes de que se desintegre y disipe el camino de arriba. El pequeño círculo sobre el Camino de la Vida, después de la última oportunidad, está la Gran Purificación, después de la cual el maíz crecerá de nuevo en abundancia cuando regrese el Gran Espíritu. Y el Camino de la Vida continúa para siempre…

— El escudo Hopi en la esquina derecha simboliza a la Tierra y al área de las Cuatro-Esquinas, donde han puesto a los Hopi en reserva. Los brazos de la cruz también representan las cuatro direcciones en las cuales ellos migraron, según las instrucciones del Gran Espíritu.

— Los puntos representan los cuatro colores del maíz Hopi, y los cuatro colores raciales de la humanidad.

[The Millenium Group]

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios