Entradas Recientes

Siguenos por Email

Recientes

Misterio

La Navidad y el Consumismo

4 comentarios
La Navidad y el Consumismo

La Navidad es pagana, y esto es lo que lo sitúa fuera de la comprensión judía y cristiana, de los regalos, de la estética, del tiempo. Los cristianos comprendieron su poder y trataron de cooptarlo. Sin embargo, la versión cristiana se distorsiona al vincularlo con el nacimiento de su salvador sacrificado. La forma pagana es sobre la comprensión del exceso en sí mismo, no como una compensación por el sacrificio.

Lo que es esencial para la Navidad: un árbol, y un regalo para un niño bajo un árbol, que es "de Santa". Para el niño, la Navidad no tiene nada que ver con el 'consumismo'. Sólo aparece el regalo, como por arte de magia. Es algo de lo que los surrealistas llaman lo maravilloso. Para el adulto, es una manera de dar al niño sin esperar que el niño agradezca a los padres. Más bien, es por lo que el niño puede saber que ese mundo sí podría ser generoso. Nada se debe a cambio. Al menos no todavía. Posteriormente, al niño se le puede contar el secreto: estamos organizando un ritual maravilloso de cómo el mundo mismo podría experimentarse con plenitud y generosidad, pero lo hacemos en un bucle de tiempo a través de las generaciones.

Se ve fácilmente que la crítica de la Navidad como "consumismo" es una pseudo-crítica. Lo que supuestamente es incorrecto es el consumo 'excesivo' de Navidad. Esto permite que el consumo supuestamente normal se salga con la suya. La crítica genuina, por supuesto, parte de la premisa inversa: sólo el consumo excesivo es de interés porque esta fuera del ámbito del cálculo. El llamado consumo 'normal' es lo que requiere la crítica. El consumo puramente excesivo, estético, el regalo de la nada, es la única forma justificable, y no sólo de consumo, sino también del regalo.

El verdadero espíritu de la Navidad no es en si el espíritu, sino una parte material del mundo, sí, al parecer espontáneamente, ofreciendo al niño. Es una versión moderna de una antigua idea, una elaboración propia para un mundo post-cristiano. Es el artificio de lo real en sí mismo. El árbol no es sólo un signo de la naturaleza como regalo, es ella misma el regalo. Ni falta ni hay signo en el corazón de este ritual. Esta falta de carencia es el gran escándalo de la Navidad. Esta es la esencia pagana que tiene que ser borrado, negarse o ser declarada "secular".

La Navidad es una época para dar. El concepto de la Navidad tiene que ser un tiempo de no dar cosas, sino dar el cariño que tienes dentro de tí.

Comentarios

Recientes

Flashback

Comentarios